Man watches bombing campaign Jodi Hilton/ZumaPress

Un sentido del que carece la democracia

NUEVA YORK – La decisión de abandonar una paz y prosperidad relativas para participar en una guerra y una inestabilidad brutales puede parecer irracional, pero hay jóvenes, nacidos y criados en sociedades democráticas, que han estado cediendo cada vez más al llamamiento de grupos asesinos como el Estado Islámico y abandonando  sus hogares y a sus familias para entregarse a la yijad en lugares lejanos. ¿Por qué ha perdido la democracia la lealtad de esos espíritus inquietos y cómo puede recuperar los corazones y las mentes de otros que podrían seguir su ejemplo?

El filósofo Friedrich Nietzsche escribió en cierta ocasión que los seres humanos preferirían desear la nada a no desear nada. La tremenda desesperación de una vida carente de interés, impotente y desesperanzada es inmensamente menos atractiva que la intensidad, aun cuando ésta radique en la violencia, la muerte y la destrucción.

En resumen, se trata de la falta del sentido cuya presencia nos motiva, nos conecta mutuamente y ordena nuestras vidas. Si falta –si los ideales e instituciones, pongamos por caso, no dan una sensación bastante palpable de comunidad y propósito–, las personas lo buscan en otro sitio, lo que en algunos casos les hace abrazar causas malévolas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/7282TND/es;