Saudi Stock Exchange Fayez Nureldine/Getty Images

Apalancar las finanzas islámicas para el desarrollo sustentable

WASHINGTON, DC – Aproximadamente un tercio de quienes sufren de extrema pobreza en todo el mundo viven en estados que son miembros de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI). En 21 de esos 57 países, menos de la mitad de la población tiene acceso a un saneamiento adecuado. El cuatro por ciento de los niños nacidos en esos países mueren antes de llegar a los cinco años.

En pocas palabras, a pesar del gran potencial, muchos países de la OCI han tenido problemas para alcanzar un desarrollo abarcador. En muchos países, talla la infame "maldición de los recursos"; en otros, la culpa la tienen un liderazgo débil e instituciones fallidas. No ayuda que la gran mayoría (alrededor del 71%) de los 125 millones de personas afectadas por conflictos y desastres naturales residan en países de la OCI.  La inestabilidad ejerce una enorme presión en los presupuestos nacionales.

Pero esos países tienen opciones. En particular, el capital que se ha acumulado en algunos de los sistemas financieros de los países de la OCI podría jugar un papel importante a la hora de ayudarlos a cumplir con sus objetivos de desarrollo -especialmente si las finanzas islámicas son utilizadas en su pleno potencial.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/rU3awJd/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.