0

¿Es Ucrania la siguiente?

LONDRES – La guerra en Georgia ha puesto en evidencia el vacío de seguridad del área que la rodea, así como muchos nervios a flor de piel. La apresurada decisión rusa de reconocer la “independencia” de Osetia del Sur y Abjasia fue una advertencia para todos y cada uno de los países que pertenecieron a la Unión Soviética, y ha intensificado las especulaciones sobre cuál sería “el siguiente”, y cómo evitar que Rusia multiplique el supuesto “precedente” de Kosovo en otros países de esa área.

Puesto que se ha convertido en el principal intermediario del conflicto, la Unión Europa tiene muchas prioridades urgentes en Georgia misma. Sin embargo, también debe pensar con anticipación sobre cómo puede demostrar un compromiso más sólido con la seguridad, la democracia y la prosperidad en el "vecindario" europeo. La manera más eficaz de tratar con una Rusia que se muestra cada vez más asertiva será que Europa se niegue en bloque a aceptar una Europa bipolar de esferas de influencia rusa y de la UE claramente diferenciadas.

El lugar donde comenzar es Ucrania. Afortunadamente, la cumbre entre la UE y Ucrania que se realizará en Evian, Francia, es la oportunidad perfecta.

Muchos ucranianos escuchan ahora ecos locales de los sucesos que llevaron a la guerra en Georgia. Ucrania tiene su propia región potencialmente separatista en Crimea, y minoría rusa del país se acerca a los 8,3 millones (la mayor minoría en Europa). La mitad de la población de Ucrania habla ruso en diferentes grados. Aunque la constitución ucraniana prohíbe la doble ciudadanía, el gobierno ha tenido que iniciar una investigación acerca de la supuesta posesión encubierta de pasaportes rusos en la ciudad crimea de Sebastopol. Los ucranianos han tomado nota de que Rusia justificó su invasión a Georgia, así como los nazis justificaron el desmembramiento de Checoslovaquia, como una necesidad para "proteger" a una minoría a la que acababan de conceder la ciudadanía.