0

¿Sigue en recesión la economía de los EU?

Dado el tamaño y la importancia económica de los EU, el mundo está observando hacia dónde se dirige la economía de ese país. Alcanzó su cima (y el boom de los años noventa terminó) alrededor de marzo de 2001, cuando la extraordinaria expansión económica cedió su lugar a la primera recesión en diez años. Pero, ¿acaso terminó esa recesión cuando la producción comenzó a crecer en diciembre de 2001, o todavía sigue? La Oficina Nacional de Investigaciones Económicas (NBER por sus siglas en inglés) y su Comité de Ciclos Empresariales, el árbitro semioficial y la instancia que da seguimiento a los ciclos empresariales en los EU, permanecen callados. Los cambios recientes en política económica y monetaria han puesto al descubierto una ambigüedad crucial que siempre había estado implícita en la forma en la que la NBER analizaba los ciclos empresariales.

Desde la Gran Depresión, casi siempre resultaba claro cuándo terminaba una recesión: la producción industrial crecía vigorosamente, las ventas totales revertían su caída y la tasa de desempleo disminuía. Todas estas reversiones de las tendencias ocurrían simultánemaente o con pocos meses de diferencia. Así, nunca importaba realmente la forma de identificar el fin de una recesión y tampoco si había o no una definición. Como dijo una vez un magistrado de la Suprema Corte en relación a las obscenidades: "Puede ser que yo no sepa definirlas, pero las reconozco cuando las veo".

Sien embargo, recientemente, este enfoque empírico ha comenzado a resultar inadecuado. En retrospectiva, la primera señal de alarma fue la llamada "recuperación del desempleo" de principios de los años noventa. La producción y las ventas tocaron fondo en marzo de 1991, pero la tasa de desempleo siguió creciendo (más de un punto porcentual completo antes de llegar a un máximo de 7.6% en junio de 1992). Si, como yo creo, el indicador más importante del ciclo empresarial es la preocupación justificada de los trabajadores de perder sus empleos y de la dificultad de encontrar otro, entonces el peor momento del ciclo para la economía estadounidense se dio quince meses después del final semiformal de la recesión.

Las cosas están peores esta vez. Si se mide por tendencias en la producción, la recesión que comenzó en marzo de 2001 fue una de las más cortas y menos profundas de la historia: terminó en menos de nueve meses y significó una caida muy pequeña del producto interno bruto. Lo mismo se puede concluir si el criterio utilizado son las ventas.