0

¿Es excesiva la paga de

Desde el año 2001, cuando Francia promulgó una ley que exige que las compañías cuyas acciones se transan en la bolsa revelen los paquetes salariales de sus ejecutivos, los periódicos han hecho de las suyas denunciando jefes avariciosos. No sólo se revelan los salarios fijos, sino también los bonos, los honorarios por formar parte de juntas de directores, las ganancias por opciones sobre acciones, paquetes de pensiones y otros privilegios, como jets privados o automóviles con chofer. Sin embargo, por lo general, el tema de las remuneraciones de los ejecutivos va perdiendo protagonismo a medida que el foco de atención recae sobre otros asuntos... hasta ahora.

Este año han comenzado a rodar cabezas. En junio, Antoine Zacharias, presidente y director ejecutivo de Vincy, la mayor compañía constructora y de concesiones públicas de Francia, fue obligado a renunciar cuando la mayoría de la junta de directores determinó que su paga era inaceptable: salario de €4,3 millones, bono de jubilación de €13 millones, pensión de €2,2 millones y, se estima, €173 millones en opciones sobre acciones. Pero el centro del debate fue un bono excepcional de €8 millones, solicitado tras ejecutar con éxito una operación financiera al final del ejercicio de su cargo.

De manera más reciente, Noel Forgeard, co-Director Ejecutivo francés de la compañía franco-alemana aeronáutica y de defensa EADS, fue obligado a renunciar bajo un manto de sospechas: había vendido sus acciones de EADS en marzo, antes de que la compañía anunciara un costoso retraso en la producción del Airbus A380. Todavía se investiga si Forgeard actuó de manera ilegal, pero su posición se volvió insostenible después de que el anuncio hiciera caer el precio de las acciones 26% de un día para otro, reduciendo en €5,5 mil millones el valor de la compañía.

Estos sucesos han hecho que viejas preguntas vuelvan al primer plano en casi todos los países ricos. ¿Se les está pagando demasiado a los jefes? ¿Habría que reformar las leyes que rigen las opciones sobre acciones? Aunque las circunstancias son diferentes, los problemas fundamentales son siempre los mismos, ya que abordan preguntas relacionadas con la legitimidad y la moralidad. Si las remuneraciones se perciben como injustas, se verá afectada la confianza en el capitalismo.