0

¿Ha pasado ya la crisis bancaria?

MUNICH – A medida que los diversos planes de rescate americanos van dando resultado, los mercados de valores están recuperándose un poco. La relación precio-beneficio del S&P está volviendo a subir poco a poco hacia su término medio a largo plazo de 16. Las acciones de bancos, en particular, están recuperándose y algunos bancos han logrado incluso devolver al menos parte de su capital aportado por el Estado.

Pero, como señalo en mi nuevo libro Kasino-Kapitalismus , puede ser sólo una mejoría temporal de las perspectivas y no una señal de recuperación permanente, pues las dimensiones de las pérdidas ocultas de los bancos en sus balances generales probablemente sean enormes. Según los cálculos más recientes del Fondo Monetario Internacional, la eliminación del total de deudas incobrables de títulos de crédito en esta crisis correspondientes a los Estados Unidos, el Japón, la zona del euro y el Reino Unido, ascenderá a 4,05 billones de dólares, de los cuales corresponderá absorber 2,7 billones de dólares a los Estados Unidos.

Pero, según mis cálculos a partir de datos de Bloomberg, en febrero de 2009 sólo se habían eliminado en realidad 1,12 billones de dólares, lo que representa sólo la cuarta parte.

En los caso de los EE.UU. y de Suiza, se trata de una noticia particularmente mala, pues en los dos países la eliminación ya hecha asciende al 53 por ciento y 54 por ciento, respectivamente, del conjunto de los balances generales de sus sistemas bancarios nacionales, lo que corresponde al 4,4 por ciento y al 15 por ciento del PIB, respectivamente. Los Países Bajos, el Reino Unido y Alemania deberían sentirse también preocupados, pues ocupan los puestos siguientes en la clasificación de países cuyos sistemas bancarios se han visto más gravemente afectados por la crisis. Su eliminación de deudas incobrables asciende al 2 por ciento, 4,2 por ciento y 2,8 por ciento del PIB, respectivamente, lo que corresponde al 11 por ciento, 16 por ciento y 22 por ciento, respectivamente, de las existencias de recursos propios de sus sistemas bancarios.