0

?Es Siria el próximo?

La reciente acusación del Secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, de que Siria contrabandea material de guerra hacia Irak hace surgir el preocupante temor de que Estados Unidos dirija su mirada hacia Damasco una vez que haya acabado con Bagdad.

La denuncia de Rumsfeld, vehementemente negada por Siria, se viene a agregar a una larga lista de problemas no resueltos en las relaciones de Siria con EEUU: el final abierto de la intervención siria en el Líbano y su constante apoyo a Hezbollah en esa zona; su supuesta participacíón en el ataque suicida de 1982 en Beirut, que mató a 241 marines estadounidenses; su permanente apoyo a varios grupos palestinos "fuera de la ley" y sus, supuestamente, crecientes reservas de armas químicas y biológicas. De hecho, desde hace mucho Siria está incluida en el listado del Departamento de Estado de EEUU de naciones que apoyan al terrorismo.

Por estas razones, Siria bien podría convertirse en un blanco potencial para el aventurerismo militar estadounidense. Incluso antes del inicio de las hostilidades actuales, la posibilidad fue planteada por ciertos miembros de la Administración Bush, como Richard Perle, y comentaristas de medios de comunicación conservadores, todos quienes con gusto agregarían a Siria al "Eje del Mal".

Reconociendo esta posibilidad, el régimen sirio ha dejado en claro su oposición a la guerra de Estados Unidos en Irak, la que ha sido calificada por el Presidente Bashir Assad y otros altos funcionarios como una "guerra de agresión". En una reciente entrevista a un periódico libanés, el Presidente Assad explicitó lo que piensan los altos niveles del gobierno sirio acerca de los riesgos que corre su nación.