0

¿Una Rusia débil?

MOSCÚ Los líderes y observadores occidentales repiten persistentemente, como un mantra, que Rusia se encuentra en una posición “débil”. Esta apreciación se basa en una comparación incorrecta entre Rusia y la Unión Soviética, aunque también es popular en Rusia misma.

Si se la mide con estándares soviéticos, Rusia efectivamente se ha debilitado. Pero, como ha hecho notar en ex asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos Brent Scowcroft, “tiene todavía enormes capacidades de influenciar la estrategia de seguridad estadounidense en cualquier país”.

Un país con una influencia así sobre una superpotencia militar no se puede considerar como débil. De hecho, el tema no es la potencia de Rusia per se , sino si la concentra y aplica de manera inteligente.

La nueva Rusia ha trascendido su identidad soviética y ha logrado aplastar levantamientos en el espacio post soviético en áreas tan alejadas como Tajikistan. Ha enfrentado una nueva generación de amenazas a la seguridad en su propio territorio -de las cuales la más notable ha sido el caudillo checheno Shamil Basayev- y ha evitado que se conviertan en una fuerza global como al-Qaeda. Más aún, Rusia ha ayudado a otras naciones de Europa del Este a crear sus propias identidades.