0

¿Está México desintegrándose?

CUIDAD DE MÉXICO – Poco antes de las elecciones estadounidenses de noviembre pasado, el entonces candidato a vicepresidente Joe Biden fue ampliamente criticado por predecir que, con casi total certeza, la administración Obama sería sometida a prueba por lo que dijo que sería una crisis internacional “generada”, muy a la manera como la Unión Soviética "probó" a John. F. Kennedy cuando asumió el cargo. Biden no apuntó a una región específica del mundo, pero mencionó el Oriente Próximo, el subcontinente indio y Rusia como las áreas problemáticas más probables.

Hayan sido poco atinadas o no en lo político, las angustias de Biden parecen haber dado cuenta de varias de las primeras decisiones de política exterior de la administración, como los gestos conciliatorios del propio Biden hacia Rusia en la reciente Conferencia de Seguridad de Munich, y el nombramiento de Richard Holbrooke por parte de Barack Obama como enviado especial para Pakistán y Afganistán y el de George Mitchell en un puesto similar para Israel y Palestina.

Sin embargo, con todo lo urgentes que puedan ser los problemas de Oriente Próximo, el sur de Asia y Rusia (así como Irán y Corea del Norte), otra crisis mucho más cercana a casa podría representar tantos peligros como un Irán nuclear, una Rusia con nuevos y agresivos bríos, o incluso un Pakistán dominado por los islamistas.

Esa crisis ocurre en México, que se encuentra en caída libre, con sus instituciones estatales amenazadas como no lo habían estado desde al menos la Guerra de los Cristeros a fines de los años 20, y posiblemente desde la Revolución Mexicana de 1910. Si bien es obvio que la administración Obama está consciente de lo que pasa al sur del Río Grande, la amenaza simplemente no llama la atención que exige su gravedad.