0

¿Es admisible hacer trampa en el fútbol?

MELBOURNE – Poco antes del descanso en el partido de eliminación entre Inglaterra y Alemania de la Copa del Mundo, el 27 de junio, el centrocampista inglés Frank Lampard lanzó un tiro a puerta que chocó con el larguero, rebotó hasta el suelo y cruzó claramente la línea de gol. El portero, Manuel Neuer, agarró el balón y lo devolvió al juego. Ni el árbitro ni el ni el juez de línea, que aún bajaban corriendo por el campo –por lo que estaban mal situados para juzgar–, pitaron gol y el juego continuó.

Después del partido, Neuer dio esta explicación de sus acciones: “Intenté no reaccionar ante el árbitro, sino centrarme en lo que estaba ocurriendo. Me di cuenta de que el balón estaba sobre la línea y creo que, por haber actuado tan rápido, engañé al árbitro para que pensara que no lo estaba “.

Dicho sin tapujos: Neuer hizo trampa y después se jactó de ello.

Conforme a cualquier principio ético normal, lo que Neuer hizo estuvo mal, pero, ¿significa el hecho de que estuviera jugando al fútbol que la única regla es: “Ganar a toda costa”?