0

¿El próximo es el mercado inmobiliario de Europa?

Una burbuja en el mercado inmobiliario norteamericano -alimentada en parte por las llamadas hipotecas de alto riesgo- fue el catalizador de la turbulencia actual del mercado financiero. Pero la burbuja no estuvo confinada a Estados Unidos. En Europa, los precios de la vivienda también han aumentado marcadamente en los últimos diez años -en muchos casos, incluso, más dramáticamente que en Estados Unidos-. Lo mismo es válido para otros países de la OCDE y mercados emergentes, donde los ingresos de rápido crecimiento han ejercido presión sobre los precios de los activos.

En realidad, con unas pocas excepciones (básicamente Alemania y Japón), los precios de la vivienda han aumentado prácticamente en todas partes a niveles nunca vistos. ¿Cómo pudo surgir semejante patrón global cuando los bienes raíces son los más locales de todos los activos?

La investigación reciente sugiere que el auge inmobiliario global estaba estrechamente vinculado con el incremento sin precedentes en la oferta de liquidez por parte de los principales bancos centrales. Sin duda, la innovación financiera, al igual que el préstamo a compradores que normalmente no habrían calificado para créditos hipotecarios (prestatarios de alto riesgo), también tuvieron que ver. Pero las hipotecas de alto riesgo quizá no se habrían ofrecido en la misma escala si los bancos centrales no hubiesen creado un contexto de amplia liquidez y tasas de interés persistentemente bajas.

La crisis de las hipotecas de alto riesgo hasta el momento afectó principalmente a los mercados financieros en Estados Unidos y Europa. Esto no sorprende si tenemos en cuenta que en ambos lados del Atlántico los precios han alcanzado picos históricos y, hasta hace poco, se habían acelerado.