¿Vale la pena dialogar con Irán y Siria?

A pesar de los comentarios frecuentes en contra, el problema fundamental en Oriente Medio no es la intervención de Occidente. Por el contrario, el problema real es que, a pesar de su interés superficial, las potencias occidentales no parecen capacitadas ni para la guerra ni para el diálogo. Esto deja a todos en la región a merced de los regímenes opresivos y los terroristas proliferantes de Oriente Medio.

Los defensores de la guerra en Irak nunca entendieron las complejidades en el terreno que implicaba entablar una guerra efectiva de liberación y democratización. En consecuencia, sus políticas simplemente terminaron eliminando a los dos principales rivales regionales de Irán: los talibanes y el régimen de Saddam Hussein. Esto le ofreció a Irán una oportunidad dorada para proyectarse como un poder hegemónico regional, y es poco probable que los líderes iraníes dejen escapar esta oportunidad.

Los defensores del diálogo con los iraníes y sus aliados sirios, como el ex secretario de Estado norteamericano James Baker, operan bajo la falsa ilusión de que, en verdad, pueden llegar a un entendimiento que les permita una salida gallarda de Estados Unidos de Irak y los ayude a estabilizar a ese país herido. La ilusión errónea se basa en dos presunciones falsas: que los iraníes y los sirios pueden tener éxito donde Estados Unidos fracasó en Irak y que la comunidad internacional se puede permitir pagar el precio de asegurar su cooperación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/hXXOSxX/es;