0

Los muertos silenciosos de Iraq

Cada vez hay más evidencias de que la guerra de los Estados Unidos en Iraq ha causado decenas de miles de muertes de civiles iraquíes y tal vez mucho más de cien mil. Sin embargo, esta carnicería se ignora sistemáticamente en aquel país, donde los medios y el gobierno describen una guerra en la que no hay muertes de civiles porque no hay civiles en Iraq, sólo insurgentes.

La conducta estadounidense y la autopercepción revelan la facilidad con la que un país civilizado puede dedicarse al asesinato de civiles a gran escala sin discusión pública. A finales de octubre, la revista médica inglesa Lancet publicó un estudio sobre la muerte de civiles en Iraq a partir del inicio de la invasión encabezada por los EU. La muestra documentó 100,000 muertes de civiles adicionales en comparación con la tasa de mortalidad del año anterior, cuando Saddam Hussein todavía gobernaba --y ese cálculo ni siquiera incluyó las muertes adicionales en Falluja, que se consideró demasiado peligrosa para tomarse en cuenta.

El estudio también señala que la mayoría de las muertes fueron resultado de la violencia y que una alta proporción de las muertes violentas se debió a los bombardeos aéreos de los EU. Los epidemiólogos aceptan que esos cálculos son inciertos pero presentan datos suficientes para justificar una urgente investigación y la reconsideración por parte de la administración Bush y las fuerzas armadas de los EU de los bombardeos aéreos en contra de las zonas urbanas de Iraq.

La reacción del público estadounidense ha sido tan sorprendente como el estudio del Lancet , ya que no ha habido reacción. El jactancioso New York Times publicó sólo una nota de 770 palabras en la página 8 de la edición del 29 de octubre. El reportero del Times aparentemente no entrevistó a un solo funcionario de la administración Bush o de las fuerzas armadas de los EU. No ha habido artículos o editoriales de seguimiento y ningún reportero del New York Times evaluó la información en Iraq. La cobertura en otros diarios estadounidenses fue igual de frívola. El Washington Post publicó una nota de 758 palabras en la página 16 el 29 de octubre.