El próximo choque para el Iraq será la terapia de choque

La aventura iraquí del Presidente Bush ha estado caracterizada por fracasos repetidos, con una excepción: la "victoria" militar propiamente dicha, que cada vez parece más pírrica. Se han encontrado escasos rastros de armas de destrucción en gran escala y, según David Kay, jefe de los inspectores de armas de los Estados Unidos, o no existieron los arsenales o fueron destruidos hace años. Así, pues, Bush se limitó a pasar por alto los datos, recogidos por los inspectores de las Naciones Unidas, dirigidos por Hans Blix, y parece que las pruebas en que basó su argumentación en pro de la guerra fueron en gran medida inventadas.

Peor aún: ahora está claro que Bush nunca tuvo un plan para la posguerra. En lugar de paz y democracia, la situación en el Iraq sigue siendo tan peligrosa, que Paul Bremer, el dirigente de la ocupación americana, está aduciendo la inestabilidad como argumento para no celebrar elecciones democráticas en este año.

Naturalmente, los Estados Unidos intentaron mantener el orden real en algunos lugares, con lo que revelaron lo que de verdad valoraban en el Iraq. Cuando cayó Bagdad, se apresuraron a proteger al ministro encargado del petróleo, mientras que se permitieron los saqueos en los museos y los hospitales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/vuVSc32/es;