Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

solana112_AHMAD AL-RUBAYEAFP via Getty Images_iraqprotestwomanflag Ahmad al-Rubaye/AFP via Getty Images

Irak clama por la unidad

MADRID – En una época caracterizada por la aparición de numerosos brotes de descontento popular alrededor del mundo, las manifestaciones que han forzado la caída del Gobierno iraquí están pasando relativamente desapercibidas en Occidente. Aunque se estima que la violencia perpetrada por las fuerzas de seguridad iraquís ha acabado ya con la vida de unas 500 personas, las convulsiones que ha experimentado el país en las últimas décadas han sido de tal calado que muchos parecen haberse insensibilizado a ellas. A esto se le añade otra realidad incómoda: a diferencia de lo que ocurre en Venezuela o en Hong Kong, la indignación social en Irak se dirige hacia un régimen cuyo diseño lleva sello occidental.

Tras la derrota territorial del Estado Islámico, los iraquís retornaron en cierta medida al statu quo que prevalecía con anterioridad, aunque los efectos de la insurgencia salafista todavía se dejan notar a día de hoy. El proceso de rehabilitación en el que se ha embarcado Irak ha sido agridulce, ya que los flagrantes defectos del sistema político del país siguen sin corregirse. En lugar de aspirar a desarrollar una mayor cohesión identitaria, la Constitución iraquí de 2005amparada por Estados Unidos— se contentó con instaurar un sistema de reparto de poder basado en criterios étnicos y religiosos. De este modo, la actual Constitución no logró fomentar la democracia, sino alimentar la espiral de sectarismo que ya afectaba al país, y que terminó conduciendo al surgimiento del Estado Islámico.

Resultaría excesivamente simplista atribuir todos los males de Irak a la invasión estadounidense de 2003, así como a la inacabable lista de despropósitos que la acompañaron. Pero, desde luego, si algo merece el calificativo de simplista es la estrategia de cambio de régimen que trató de implementar Estados Unidos en Irak, obviando de manera negligente que este tipo de políticas cuentan con un historial plagado de fracasos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/6BWnh2Des;

Edit Newsletter Preferences