Iraq, Katrina, Iraq

Hace cuatro años, el Presidente George W. Bush se encontraba en un terreno político poco firme. Acababa de ganar por poco las elecciones de 2000 y las encuestas de opinión mostraban que los ciudadanos americanos seguían abrigando dudas sobre él. Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, Bush encontró su voz y los ciudadanos americanos se mostraron unidos en torno a su presidencia. Gracias a Osama Ben Laden, la popularidad de Bush aumentó vertiginosamente y, si bien sus niveles de popularidad habían disminuido cuando las elecciones de 2004, su “guerra al terrorismo” lo ayudó a conseguir su segundo mandato.

En septiembre de 2005, otra crisis, la del huracán Katrina, probablemente matara al menos a tantos americanos como los ataques terroristas de 2001, pero tuvo el efecto opuesto en los resultados de las encuestas para Bush, que alcanzaron el nivel más bajo de todos. ¿A qué se debe esa sorprendente diferencia?

En primer lugar, los ataques del 11 de septiembre fueron obra de un enemigo humano y, pese a la insuficiencia de los preparativos internos con vistas a semejante suceso, la irritación de los americanos fue dirigida hacia fuera. En cambio, el Katrina fue un acto terrible de la naturaleza, pero que el Servicio Meteorológico Nacional predijo con impresionante precisión. La insuficiente preparación y la lentitud de la respuesta por parte del gobierno de Bush hicieron que la irritación fuera dirigida al Presidente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/07W1GXJ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.