0

La joven guardia del Irán

TEHERÁN – Los iraníes acudirán a las urnas el 12 de junio para elegir a un nuevo presidente. Aunque algunos sostienen que la reelección del Presidente Mahmoud Ahmadinejad está cantada, el resultado no está nada claro, en realidad.

El Dirigente Supremo del Irán, Ayatolá Alí Jamenei, ha dicho repetidas veces en público que no declarará su preferencia entre los candidatos. De hecho, el 21 de marzo el Ayatolá Jamenei dijo en Mashad: “Ha habido rumores de que yo apoyaba a un candidato determinado a las elecciones presidenciales, pero yo tengo un solo voto y no voy a pronunciarme por un candidato determinado, porque es el pueblo quien debe elegir a los candidatos basándose en su propio discernimiento”.

Entonces, ¿cómo sopesará su voto el pueblo iraní? Para responder, debemos entender la composición del electorado iraní. Como la edad mínima para votar es la de tan sólo dieciséis años, el Irán tiene unos cuarenta y ocho millones de personas con derecho al voto. El índice de participación oscila entre el 60 y el 65 por ciento en las elecciones presidenciales, lo que significa que probablemente se emitirán unos 29 millones de votos.

Los analistas señalan varias divisorias electorales, en particular la existente entre las zonas rurales y las urbanas y la de la posición socioeconómica. Además, es probable que uno de los principales factores determinantes de la actitud de los votantes en las próximas elecciones sea el generacional. El 46 por ciento, aproximadamente, del electorado tiene menos de treinta años de edad. En elecciones anteriores, los votantes más jóvenes han acudido a las urnas en mayor número que sus mayores, por lo que algunos han predicho que la mitad de los votantes corresponderán al grupo de edades comprendidas entre los dieciséis y los veintinueve años. Se calcula que el número de posibles votantes por primera vez (de edades comprendidas entre los dieciséis y los diecinueve años) asciende a seis millones.