La urgencia de acordar con Irán

PARÍS – Las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní, con diversas formas, ya llevan más de una década, así que a nadie extraña que el plazo para la firma de un acuerdo final se haya vuelto a extender. Irán y sus interlocutores (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, más Alemania: el P5+1) ahora tienen hasta fin de junio para alcanzar un acuerdo.

La prórroga es un hecho desalentador, y puede parecer señal de que el proceso está condenado al fracaso. Sin embargo, hay motivos de esperanza. En esta última ronda de negociaciones, los dos actores clave, Irán y Estados Unidos, se han mostrado dispuestos (incluso apremiados) a llevar las conversaciones a un final satisfactorio.

Un acuerdo beneficiaría tanto al presidente iraní, Hasán Rohaní, como al estadounidense, Barack Obama. Las sanciones impuestas a Irán comienzan a afectar seriamente su economía, y la resolución de la disputa es un prerrequisito de cualquier intento de cooperación entre ambos países para un acuerdo de paz en Siria o para encarar la amenaza del Estado Islámico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7zVHxp6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.