Javad Zarif and Federica Mogherini Brendan Smialowski/Pool/ZumaPress

La carrera de fondo de la diplomacia

MADRID – El acuerdo nuclear con Irán es un fruto espléndido de aquéllos que apostaron por la diplomacia para acabar con un problema que parecía irresoluble. Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, China, Rusia, la Unión Europea e Irán han puesto de manifiesto el valor que tiene la constancia en las negociaciones. La Unión Europea, que inició estas conversaciones, debe sentirse orgullosa de su labor hasta el último día.

El último impulso que el presidente Obama ha dado a las conversaciones y la persistencia del secretario de Estado, John Kerry, al que hemos visto día tras día, incluso con muletas, tratando de resolver una enemistad de 35 años de duración es especialmente remarcable.

De igual modo, Hasan Rohaní ha demostrado su determinación para completar su tarea de negociador, iniciada hace más de diez años, cuando era secretario del Consejo Superior de Seguridad Nacional iraní.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KGpfYSQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.