Irán: un año después

WASHINGTON, DC – Este mes marca el primer aniversario de la polémica reelección del presidente iraní de línea dura Mahmoud Ahmadinejad, que desató los levantamientos más populares del país desde la Revolución Islámica de 1979. Si bien el régimen gradualmente logró reprimir con métodos violentos el impulso del opositor Movimiento Verde, las profundas divisiones internas del país –tanto entre las elites políticas como entre el gobierno y la sociedad- distan de estar reconciliadas.

Entre las numerosas víctimas postelectorales está la noción de que Irán es una “República Islámica”. Como dijo el difunto Gran Ayatollah Ali Montazeri, la brutalidad del régimen hacia su propio pueblo ha logrado que el país no sea “ni islámico ni una república”.

Otra víctima es la legitimidad del Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei. Durante dos décadas, Khamenei engañosamente cultivó una imagen de guía imparcial y magnánimo, pero su desafiante respaldo público de Ahmadinejad lo expuso como un autócrata mezquino y parcial. Entre los eslóganes inéditos de las protestas callejeras del pasado verano había cánticos ensordecedores de “Khamenei es un asesino, su liderazgo no existe”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/4DIQHSO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.