A logo at the Interpol Global Complex for Innovation building Roslan Rahman/AFP/Getty Images

¿Se ha convertido la Interpol en una herramienta de opresión?

LONDRES – Los arrestos de periodistas en España y Ucrania basados en avisos de la Interpol han ocasionado serios cuestionamientos acerca de los métodos de esta agencia policial internacional. En particular, son tendencias que están afectando seriamente a los profesionales de los medios de comunicación.

Los de España y Ucrania no son incidentes aislados. Los países que se oponen a una prensa libre están usando cada vez más las alertas de “persona buscada” de la Interpol para apuntar y silenciar a periodistas que han huido. Las organizaciones Fair Trials y Reporteros Sin Fronteras (RSF) han respondido a una serie de casos en los que se ha arrestado y detenido a reporteros en base a información de la Interpol. Entre los países que hacen circular estas órdenes se encuentran Azerbaiyán, Turquía, Uzbekistán y Kazajistán.

La circulación de alertas sobre personas buscadas, que incluyen “avisos” y “difusiones” es una de las funciones clave de la Interpol. Se transmiten a bases de datos policiales en todo el mundo, identificando a la persona como un criminal en búsqueda y tienen consecuencias de largo alcance, pues se puede abusar de ellas. Por ejemplo, en los últimos meses la Interpol ha puesto alertas a Hamza Yalçin, Fikret Huseynli, Narzullo Akhunzhonov y Can Dündar, periodistas perseguidos por sus gobiernos simplemente por hacer sus trabajos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/lL3WTpf/es;

Handpicked to read next