6

La transformación digital de Europa

SAN JOSÉ – Europa está en los albores de una transformación tecnológica sin precedentes, a la que denomino “el Internet de Todo": la penetración de la Web en la vida cotidiana. Tecnología de vestir que nos dirá si estamos durmiendo bien y cuándo necesitamos hacer ejercicio. Sensores callejeros que nos ayudarán a evitar atascos de tráfico y encontrar estacionamiento. Aplicaciones de telemedicina que permitirán a los médicos tratar pacientes a cientos de kilómetros de distancia.

Esta enorme transición modificará la interacción de los ciudadanos con sus gobiernos, revolucionará industrias enteras y cambiará nuestro modo de relacionarnos. En Europa, la Internet de Todo se presenta como la mejor esperanza de revitalizar una economía moribunda y encarar el pertinaz problema de desempleo. Por todo el continente, empresas, ciudades e incluso países enteros se posicionan como líderes en innovación, crecimiento y creación de puestos de trabajo.

El ejemplo más reciente es Francia. El mes pasado, el primer ministro Manuel Valls y yo anunciamos un ambicioso acuerdo de colaboración cuyo objetivo es promover una transformación digital de todo el país. El acuerdo, que incluye una inversión de cien millones de dólares de Cisco en start‑ups francesas, puede transformar la gestión de la energía, la atención de la salud y la educación, lo que impulsará la competitividad económica, la creación de empleo, el dinamismo y el crecimiento de Francia.

El programa francés es un enorme paso hacia una Europa digital, que se suma a la iniciativa Industrie 4.0 de la canciller alemana Angela Merkel y a los planes del Reino Unido de ampliar sus centros de innovación para fomentar avances tecnológicos y soluciones pioneras en energía, transporte, atención de la salud y educación.