pedestrian bridge in detroit Kenneth Raymond/Getty Images

Controles y equilibrios, primero; carreteras y puentes, después

WASHINGTON, DC – Durante el proceso eleccionario para las elecciones presidenciales estadounidenses del año 2016, Hillary Clinton y Donald Trump coincidieron en cuanto a que la economía estadounidense sufre a causa de su destartalada infraestructura, y ambos hicieron llamados para que se realice una mayor inversión en renovación y mejoramiento del stock de capital público del país. Ahora que la administración de Trump está preparando su primer esbozo de presupuesto, sus iniciativas en este ámbito serán un foco central de atención.

Estados Unidos no está solo. De hecho, las deficiencias de infraestructura son un problema aún más urgente en el resto del mundo. Otras economías avanzadas también necesitan reactivar su nivel moribundo de inversión; y, las economías emergentes necesitan prepararse para hacer frente al crecimiento poblacional, el aumento del consumo y una mayor demanda de gasto en transporte.

Las iniciativas adoptadas después de la crisis financiera mundial del año 2008 están empezando a promover la inversión en infraestructura. En la Unión Europea, el Plan Juncker – que se apoya en fondos de la UE para ayudar a financiar proyectos más arriesgados e innovadores – tiene como objetivo generar más de 300 mil millones de dólares en inversiones entre los años 2016 y 2018.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/YuRMuraes