La segunda época dorada de la industrialización

WASHINGTON, DC – El economista Barry Eichengreen afirmó: “la época dorada de las finanzas ha terminado.” Si eso es cierto –y esperemos que así sea- lo que sigue será muy probablemente una nueva época dorada de industrialización.

Desde tiempos históricos, ningún país se ha vuelto rico, excepto por unas cuantas economías exportadoras de petróleo, sin haberse industrializado. Por lo tanto, actualmente todas las miradas deberían estar en los sectores reales de nuestras economías. Confrontados por la crisis financiera global que ahora acecha a Europa, los dirigentes políticos en todo el mundo están abriendo los ojos a una nueva y cruda realidad: si los países desarrollados no dejan de depender desmesuradamente de los arreglos financieros y empiezan a reconstruir desde sus fundamentos, empezarán a perder sus estándares actuales de vida.

La comunidad global debe ver más allá de las crisis de la eurozona y de la deuda soberana y poner atención a las oportunidades de transformación estructural de los sectores reales del mundo en desarrollo. Al hablar de transformación estructural quiero decir el proceso mediante el cual los países progresan en sus procesos de industrialización –sus fuerzas laborales pasan a sectores manufactureros de mayor valor agregado a medida que sus fuentes de producción avanzan.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/jcNMV0Q/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.