La envidia que siente la India por Israel

NUEVA DELHI – Mientras los aviones y tanques israelíes provocan una enorme cantidad de bajas en Gaza, los líderes y pensadores estratégicos de la India han estado observando con un inusual grado de interés -y con cierta empatía.

El gobierno de la India, para sorpresa de nadie, se sumó al resto del mundo en el llamado a poner fin a la acción militar, pero sus críticas de Israel no se hicieron oír. Ya que, mientras Israel demuestra nuevamente su determinación de terminar con los ataques a sus civiles perpetrados por militantes con base en territorio controlado por Hamas, muchos en la India, todavía azorados por los horrores de los atentados de Mumbai en noviembre, se vienen preguntando: ¿por qué no podemos hacer lo mismo?

Para muchos indios, la tentación de identificarse con Israel se vio fortalecida por el ataque terrorista al Centro Judío de Mumbai (la casa Lubavitcher Chabad) y el doloroso reconocimiento de que la India e Israel comparten muchos  enemigos. La India, con su fuerte población musulmana de 150 millones de habitantes, durante mucho tiempo fue un gran defensor de la causa palestina y sigue incondicionalmente comprometida con un estado palestino independiente. Pero los atentados de Mumbai confirmaron lo que se había vuelto evidente en los últimos años: las fuerzas del terrorismo islámico global sumaron a los indios a su blanco de "judíos y cruzados" repudiados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/fwpviQq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.