¿La Hillary Clinton de la India?

Mientras los norteamericanos debaten su disposición a aceptar a una mujer como Hillary Clinton como presidente, la India ya lo hizo, con la elección de Pratibha Patil. Si bien la presidencia de la India es esencialmente un cargo ceremonial que conlleva menos peso que el de primer ministro (el cargo que alguna vez ejerció Indira Gandhi), es importante desde un punto de vista simbólico. Sonia Gandhi, la líder del gobernante Partido del Congreso, que presionó intensamente para promover la candidatura de Patil sobre todo por cuestiones de género, llama a esta elección “un momento especial para las mujeres de todo el país”.

Es más, la India puede estar orgullosa del hecho de que los dos últimos presidentes pertenecían a poblaciones minoritarias –uno, a la más baja de las castas (Harijan, antes conocidos como los “intocables”); el otro, a la comunidad musulmana.

Como hija de una mujer que luchó por los derechos de las mujeres durante el movimiento de independencia y fue instrumental en el inicio de una de las primeras instituciones de mujeres en la India, debería sentir una genuina sensación de orgullo por la elección de Patil. Pero, en el mejor de los casos, tengo emociones encontradas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/8uf3kCs/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.