0

Las minorías dirigentes de la India, en crisis

NUEVA DELHI – Para ser un país de 1.200 millones de habitantes, la India está gobernada por una minoría dirigente asombrosamente pequeña y que regenta todo: desde el Gobierno hasta las grandes empresas e incluso los clubes deportivos, pero ahora una serie de escándalos, algunos de los cuales ascendían a miles de millones de dólares, ha socavado gravemente su prestigio ante el público indio.

Ahora se ve con recelo a casi todos cuantos tienen una posición de poder en la India, incluidos periodistas muy conocidos de la prensa y la televisión. Sucede así en un momento en el que el crecimiento económico está atrayendo a una población joven y en ascenso social hacia la clase media urbana. Ésta ya no está constreñida por los sistemas de clientelismo de los pueblos, pero tampoco disfruta de la estrecha relación que víncula a la antigua clase media con la minoría dirigente. ¿Podría esita crisis de la minoría dirigente desencadenar en la India un momento semejante al de la plaza de Tiananmen?

Excepto en los regímenes totalitarios, la minoría dirigente de un país depende de un grado de aceptación popular, debida principalmente a la creencia de que la minoría dirigente es en términos generales “justa” en sus tratos. A raíz de la reciente serie de escándalos, el indio medio ya no lo cree.

Naturalmente, las dudas sobre la minoría gobernante no son exclusivas de la India. Casi todos los países que experimentan el paso de un equilibrio preindustrial basado en el clientelismo a otro basado en instituciones modernas y el Estado de derecho han afrontado esas crisis de legitimidad.