0

Divisiónes y mal gobierno en la India

El ojo por ojo deja ciego al mundo . Eso decía Mahatma Gandhi, el apóstol de la no violencia. Hoy, la violencia causa estragos en Gujarat, su estado natal.

Si Gandhi estuviera vivo hoy para presenciar la violencia entre hindúes y musulmanes en Gujarat, caería en la desesperación, no sólo por las víctimas, sino por el cinismo de aquéllos políticos, como el Ministro en Jefe de Gujarat, Narendra Modi, que buscan justificar el desorden, la violencia e incluso el asesinato de miembros de las minorías a manos de la mayoría hindú.

La racha de violencia actual comenzó el 27 de febrero, cuando un tren que llevaba a muchos devotos hindúes fue incendiado por algunos musulmanes en Godhra, Gujarat. La venganza en contra de los musulmanes llegó con rapidez (al día siguiente) y ha continuado a menor intensidad desde entonces, dejando cientos de muertos, huérfanos y personas sin hogar. La caldera sigue hirviendo gracias en parte a la negativa del gobierno de Gujarat para perseguir y castigar a quienes cometieron los crímenes.

Que un derramamiento de sangre así tenga lugar en Gujarat es sorprendente, porque el estado no es una región atrasada económicamente, sino más bien uno de los estados más dinámicos de la India. Además, se ha distinguido por su tolerancia, no sólo hacia los musulmanes sino hacia los Parsíes (una comunidad minoritaria de Persia seguidora de Zoroastro). Entonces, ¿por qué explotó súbitamente ese estado?