Margaret Scott

La tempestad democrática de India

NUEVA DELHI – Abril podría ser el mes más cruel, pero para los principales partidos políticos de India el mes de marzo de este año ha sido bastante brutal. El 6 de marzo, después de haber tenido su propio “súper martes” al estilo del de los Estados Unidos, India dio a conocer los resultados de las elecciones a las asambleas de cinco estados, que confundieron a los encuestadores, sorprendieron a los expertos y conmocionaron a las complacientes clases dirigentes.

Nada salió como estaba programado. Se preveía que el Partido del Congreso ganaría en Punjab donde el antireeleccionismo crónico tradicionalmente ha impedido la reelección de cualquier gobierno estatal. En cambio, el dirigente Shiromani Akali Dal ganó convincentemente. En contraste, en el estado de Manipur al noreste del país, se esperaba que la larga administración del gobernador del Partido del Congreso, Okram Ibobi Singh, cediera terreno a sus críticos, pero en cambio consiguió una victoria abrumadora.

En el paraíso turístico de Goa, el gobernante Partido del Congreso preveía ser reelegido, pero fue aplastado por el resurgente Partido Bharatiya Janata (BJP, por sus siglas en inglés). Mientras tanto, en el estado montañoso de Uttarakhand, la contienda entre los dos partidos fue muy cerrada y nadie se adjudicó la mayoría, aunque el Partido del Congreso había sido el gran favorito en los sondeos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/2VgToOo/es;