El dilema de Birmania para la India

El mundo se ha sentido horrorizado por las gráficas imágenes de la más reciente campaña de represión de la junta militar de Myanmar, pero las balas y palos desencadenados contra los monjes budistas han dado resultado. Los monjes se han retirado y una normalidad espeluznante ha vuelto a Yangon (Rangún), ciudad principal y antigua capital de Myanmar.

Esa represión sigue al amparo de la obscuridad. Cuando el sol se pone en Myanmar, se alza el miedo. Todo el mundo escucha a medias despierto en espera de la temida llamada a la puerta. Cualquier noche, los agentes del ejército pueden venir a buscarte, llevársete y asegurarse de que nunca más se sepa de ti.

En noches recientes, los sicarios de la junta han irrumpido en monasterios, han puesto en fila a los adormilados monjes, han estrellado sus afeitadas cabezas contra las paredes y las han salpicado con sangre. Se han llevado a otros, a decenas, tal vez a centenares, por la fuerza para interrogarlos, torturarlos o ejecutarlos. El asalto nocturno a un empleado de las Naciones Unidas y su familia fue una noticia internacional, pero centenares de birmanos no tan bien relacionados han sufrido malos tratos semejantes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7Hb4vPt/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.