Dean Rohrer

La India recordada

PARÍS – “No olvidar a la India”. Esa advertencia tenía sentido hace diez o quince años; ya, no. Ahora es imposible pasar por alto a la India y mucho más olvidarla, no sólo por su rápido crecimiento económico, sino también por su cada vez mayor dimensión geopolítica.

Los europeos hablan con frecuencia de un “G-3” en ascenso, con lo que se refieren a un sistema internacional dominado por los Estados Unidos, China y la Unión Europea, pero esa ambición, por legítima que sea, parece cada día más presuntuosa e irrealista, sobre todo dadas las opciones por las que Europa acaba de inclinarse al nombrar a su nuevo “Presidente” –el Primer Ministro de Bélgica, Herman van Rompuy– y su “ministra de Asuntos Exteriores”, la nunca elegida para nada lady Catherine Ashton, de Gran Bretaña. ¿Cómo puede pretender Europa enviar un mensaje ambicioso cuando elige a tan modestos mensajeros –de hecho, prácticamente anónimos– para entregarlo?

En vista de esa demostración de instintos liliputienses por parte de Europa, si un G-3 llega a hacerse realidad alguna vez, el único aspirante serio en la actualidad a unirse a los EE.UU. y China es la India. La calurosísima bienvenida y la cena de Estado dadas al Primer Ministro de la India, Manmohan Singh, por el Presidente Barack Obama en Washington hace dos semanas es un testimonio más que suficiente de la nueva categoría internacional de la India.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/oFKwMj8/es;