biyani1_SAJJAD HUSSAINAFP via Getty Images_indiainternetmedia Sajjad Hussain/AFP via Getty Images

India, Internet e hipocresía

NUEVA DELHI – En la cumbre del G7 el mes pasado, la India se sumó a otros 11 firmantes —desde Canadá hasta Corea del Sur y la Unión Europea— en una declaración conjunta que afirma la «convicción que comparten sobre las sociedades abiertas, los valores democráticos y el multilateralismo». La declaración promociona el compromiso de los firmantes con las reglas internacionales y normas relacionadas con, entre otras cosas, «la libertad de expresión, tanto en línea como por otros medios» e identifica los «cortes de Internet con motivaciones políticas» como amenazas contra la libertad y la democracia. Según esta definición, ya no se puede considerar a la India como un modelo de los valores democráticos.

Conocemos el potencial de Internet para lograr el bien y los ciudadanos de la India no son la excepción: durante la devastadora segunda ola de la pandemia de la COVID-19, cuando fallaron los servicios públicos, los indios usaron las plataformas de redes sociales como Twitter y WhatsApp para hacer convocatorias abiertas de colaboración.

Los indios también usaron esas plataformas para organizar y movilizar el apoyo a protestas contra controvertidas reformas agrícolas y la enmienda a la Ley de Ciudadanía, que era discriminatoria. Pero el Partido Popular Indio (Bharatiya Janata Party, BJP), actualmente en el poder, consideró esto inaceptable y el gobierno del primer ministro Narendra Modi suspendió el acceso en línea reiteradamente, con la excusa de «mantener la seguridad pública».

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/xvN7tOXes