tharoor154_Indian Prime MinistryHandoutAnadolu Agency via Getty Images_modikashmir Indian Prime Ministry Handout/Anadolu Agency via Getty Images

India mira al oeste

NUEVA DELHI – Los últimos gestos conciliatorios del gobierno nacionalista de la India en su flanco occidental despertaron el comprensible interés del mundo. Pero el cálculo del primer ministro Narendra Modi es bastante sencillo. Frente a la agresión continua de China en la frontera septentrional de la India y un probable resurgimiento talibán en Afganistán, parece prudente una mejora de las relaciones del país con su vecino occidental (Pakistán).

Estas últimas semanas, se habló de la existencia de conversaciones extraoficiales secretas entre funcionarios de seguridad indios y pakistaníes (facilitadas por los Emiratos Árabes Unidos) con el objetivo de aliviar las tensiones bilaterales. La tregua que se acordó en febrero de 2021 en la «línea de control» que separa a las fuerzas indias y pakistaníes en la disputada región de Cachemira se viene respetando desde entonces, lo que permitió una atmósfera de relativa normalidad en la zona.

La India también está conversando con los talibanes (a los que siempre subestimó como sustitutos del ejército pakistaní); esto es reflejo de la creciente probabilidad de que los mulás recuperen el poder en Kabul tras la retirada en septiembre de las fuerzas estadounidenses de Afganistán. Además, ha mantenido dos de sus consulados en Afganistán cerrados desde el año pasado, una vieja demanda pakistaní a la que se había resistido por dos décadas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/VplMPmdes