La India abraza el Estado de bienestar

NUEVA DELHI – En las últimas semanas, el parlamento indio, al que a veces se acusa con razón por las frecuentes dilaciones que plagan su trabajo, ha sorprendido a sus detractores al aprobar dos leyes cruciales que podrían transformar las vidas de cientos de millones de personas.

La primera, la Ley de Seguridad Alimentaria, otorga al 67% de la población de la India el derecho a 35 kilos de arroz o de trigo a tres rupias (menos de cinco centavos de dólar) el kilo. Junto con disposiciones conexas que darían comidas a niños pequeños y mujeres embarazadas, y subsidios complementarios para proporcionar cereales a bajos precios cuando estén disponibles, la ley va a significar $6 mil millones adicionales en el  déficit presupuestario anual de la India. Pero también aboliría el riesgo de morir de hambre y sufrir  desnutrición en un país donde estos males se han padecido durante demasiado tiempo.

La segunda ley asegura indemnizaciones justas -de hecho generosas- a las personas, a menudo pequeños agricultores, cuyas tierras son adquiridas por el Estado para fines de desarrollo. En un país donde dos tercios de la población siguen dependiendo de la agricultura y la mayoría de los habitantes viven gracias a sus pequeñas propiedades, la nueva ley ayuda a quienes a menudo se han sentido explotados y privados de sus medios de vida por el dominio omnipotente del Estado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/YAMXHbf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.