La India, Irán y los argumentos a favor de un doble criterio

Casi perdida en medio de las controversias sobre Iraq e Irán está una importante iniciativa que involucra a un tercer país que empieza con "I": la India. En algún momento de este año, el Congreso de Estados Unidos probablemente votará la "Iniciativa de Cooperación Nuclear Civil Indio-Estadounidense" firmada durante la visita del Presidente Bush a Nueva Delhi en marzo.

El acuerdo fija las bases para las exportaciones estadounidenses de tecnología y materiales nucleares que se van a utilizar en el programa nuclear civil de la India. A cambio, la India ha prometido abrir 14 de sus 22 reactores de energía nuclear actuales y en proyecto, así como todos los reactores civiles futuros, a la inspección internacional.

El acuerdo es importante por al menos dos razones. Primero, simboliza la llegada de una nueva relación geopolítica entre las dos democracias más grandes del mundo, que frecuentemente estuvieron en lados opuestos durante la Guerra Fría. Este paso puede ser de importancia histórica si no sólo lleva a una profundización de los lazos técnicos y económicos indio-estadounidenses, sino que también fortalece su habilidad para lidiar con los retos regionales y globales, que van desde la proliferación de armas nucleares hasta el cambio climático.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/IznnVHu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.