0

La movilización financiera multilateral de China

LONDRES – El directorio del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo recientemente aprobó la postulación de China para ser parte de él –una postulación que lleva una década en ciernes- y la envió a los gobiernos que lo integran para una aprobación final. Pero la membrecía del BERD es apenas una expresión de lo rápido que crece el papel que desempeña China en las instituciones financieras internacionales del mundo. El interrogante ahora es si China impulsará el cambio en su interior, o viceversa.

La crisis financiera global sacudió la estructura financiera internacional y atrapó a muchas instituciones fuera de guardia. Es cierto que el Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, había querido implementar una marcada reducción en los años anteriores. Pero también les permitió demostrar su fortaleza. Muchos de ellos –en particular el FMI, pero también el BERD y el Banco Europeo de Inversiones- terminaron demostrando que podían responder de manera flexible y, en consecuencia, lograron mandatos expandidos y más capital.

La crisis también minó la legitimidad del G-7 –los países en la raíz del problema- a la vez que revigorizó al G-20. En medio de estas transformaciones, China ganó espacio para impulsar su influencia global –una influencia que está decidida a explotar, a pesar de la resistencia de algunos sectores-. A título de ejemplo, planea usar su presidencia del G-20 en 2016 para promover una agenda ambiciosa.

Por cierto, el compromiso internacional chino hoy se está produciendo en una escala y a un ritmo nunca antes vistos. China es miembro de muchas instituciones multilaterales –entre ellas varios actores regionales como el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)- con las cuales está profundizando sus relaciones, especialmente a través de una coinversión en proyectos en todo el mundo. China, por caso, aumentó de manera significativa su compromiso con el BAfD el pasado año a través del Fondo África Creciendo Juntos, de 2.000 millones de dólares.