A la Sombra de Milosevic

Hace dos años el mundo aplaudió a los oponentes de Slobodan Milosevic cuando se unieron para dar fin a su dictadura. La oposición contra Milosevic, sin embargo, parece haber sido el único elemento que los mantenía unidos. Esos líderes de protesta, ahora en el poder, se la han pasado atacándose unos a otros desde entonces.

Vojislav Kostunica, el actual presidente de lo que queda de Yugoslavia y el nacionalista "terzo" que derrotó a Milosevic en las elecciones de hace dos años, tiene un trabajo de alto nivel con numerosos deberes ceremoniales pero muy poco poder verdadero. Entonces, decidió competir uno a uno en las elecciones presidenciales de Serbia del 29 de septiembre con el candidato reformista Miroljub Labus, un vicepremier a cargo de las finanzas. Puesto que en la primera ronda Kostunica no ganó el 50% más un voto de todo el electorado registrado, ahora se enfrenta a una segunda ronda con Labus que tendrá lugar el 13 de octubre.

Los discursos inteligentes, los debates acalorados y los eslogans astutos brillaron por su ausencia en esa campaña electoral. La violencia también estuvo ausente, pero no los insultos. Por ejemplo, Zoran Djindjic, el hiperpragmático primer ministro de Serbia, quien apoya a Labus, llamó "zángano" a Kostunica. Este lenguaje es lamentable, pero no deja de ser un gran paso adelante en comparación a la era de Milosevic, cuando tanto el régimen como la oposición trataban a sus oponentes de traidores, espías o mercenarios de Occidente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/4wvzBic/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.