Margaret Scott

Siguiendo los pasos de Gandhi, Mandela y Havel

LONDRES – El 10 de diciembre, Liu Xiaobo, el escritor chino encarcelado y activista de derechos humanos, será galardonado con el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, por primera vez en la historia, ni el laureado ni ningún miembro de su familia directa estará presente en Oslo para aceptar el premio.

El gobierno de China ha impedido la participación de la esposa de Liu, la aclamada fotógrafa, Liu Xia, manteniéndola prácticamente bajo arresto domiciliario en Beijing. Ha intimidado a otros países para boicotear la ceremonia de premiación.

No sorprende que la Rusia de Vladimir Putin  fuera de las primeras en someterse al dictado de China. Lo que es más inquietante, durante un tiempo parecía que el comité noruego del Premio Nobel también se había doblegado ante Beijing. Pero al final decidió seguir adelante con la adjudicación del premio. Eso es lo apropiado: un premio al valor moral que no debe verse comprometido por aquéllos que lo ofrecen.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/aNMylkU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.