En busca de la demanda global

Una vez más, Alemania y Japón han caído en la recesión. Una vez más, la segunda y tercera economías industriales más importantes del mundo están restando y no sumando al crecimiento de la demanda agregada mundial. Desde el punto de vista de los ciudadanos alemanes y japoneses, estas son malas noticias. Las tecnologías globales, que mejoran rápidamente, deberían hacer que fuera relativamente fácil obtener niveles crecientes de producción y calidad de vida. Sin embargo, las economías alemana y japonesa han tenido dificultades para lograrlo en la última década y media. Ciertamente todo el mundo preveía hace quince años que el estado actual de ambas economías sería mucho mejor.

Desde el punto de vista de la estabilidad política global, la recesión y el estancamiento en Alemania y Japón son noticias aún peores potencialmente. Los gobiernos democráticos hacen un trato con sus pueblos en el que ganan su legitimidad a largo plazo a partir de su capacidad de suministrar niveles de vida crecientes y empleo alto.

La crisis, la depresión y el estancamiento hacen que el pueblo piense en la ineficacia y la corrupción de los políticos de las corrientes principales, en los poderes ilegítimos de los intereses especiales y en el cretinismo de los parlamentos. Los pensamientos de la gente en tiempos de crisis y depresión no son falsos. Los políticos de las corrientes principales a menudo son ineficaces y corruptos (moralmente, si no legalmente), los intereses especiales tienen poderes amplios e ilegítimos y las legislaturas con frecuencia padecen cretinismo. Pero no hay un país en el que los intentos por sacar conclusiones políticas a raíz de esos sentimientos populares no hayan acabado en el desastre.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/MKkO85M/es;