En recuerdo de Bronisław Geremek

Varsovia – Cuando un amigo muere inesperadamente, recordamos su rostro, su sonrisa, las conversaciones que quedaron truncas para siempre. Hoy puedo ver a Bronisław Geremek, que murió en un accidente automovilístico hace unas pocas semanas, en la cárcel de Białołęka y escuchar sus recios gritos desde detrás de las barras de la prisión situada en la calle Rakowiecka. Puedo ver y escuchar a Bronek en Castel Gandolfo, dirigiendo un discurso al Papa Juan Pablo II.

También lo veo durante las reuniones clandestinas de “Solidaridad” y durante las negociaciones de la Mesa Redonda de 1989; lo veo en nuestro Parlamento declarando el fin de la República Popular Polaca, y en CNN anunciando que Polonia se unió a la OTAN. Y recuerdo decenas de conversaciones privadas, debates y discusiones a lo largo de casi 40 años.

Bronisław Geremek era uno de nosotros, para citar las palabras de Joseph Conrad, escritor a quien admiraba. Fue un activista de la oposición democrática y de Solidaridad, que luchó por la independencia polaca y la libertad humana, y que pagó un alto precio por ello. Fue uno de los que desearon mantenerse fieles a la tradición del Levantamiento de Enero y las Legiones de Józef Piłsudski, a la tradición de los insurgentes del ghetto de Varsovia y el Levantamiento de Varsovia, a los valores del Octubre polaco y de la revuelta estudiantil de 1968, a los valores del KOR (Comité de Defensa de los Trabajadores) y de "Solidaridad".

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/sOK67t8/es;