4

La ejecución de la política exterior

NUEVA YORK – Suele atribuirse al cineasta Woody Allen una frase que dice que “el 80% de la vida es salir al campo de juego”. Se podrá discutir el porcentaje, pero lo que dice Allen es importante: hay que estar en el juego (ser un jugador) para tener alguna posibilidad de éxito.

Lo mismo vale para los asuntos internacionales. Si salir al campo es el 80% de la vida, al menos el 80% de la política exterior es seguir en él. Tener buenos planes, buenas intenciones y buena capacidad de negociación es esencial, pero no basta. Como en los negocios, la educación y casi todo en la vida, que la política exterior funcione (o no) depende en gran medida de la implementación y la ejecución.

Esta observación será sometida a prueba más de una vez en 2016 y los años siguientes. Un ejemplo notorio es el Acuerdo Transpacífico (ATP) firmado en octubre por doce países asiáticos y americanos del Cinturón del Pacífico. Si entra en vigor, el acuerdo aumentará el comercio internacional, estimulará el crecimiento económico y fortalecerá los vínculos de Estados Unidos con aliados regionales que, de otro modo, podrían tener motivos para acercarse a China.

Pero la entrada en vigor del acuerdo todavía está sujeta a la aprobación de las legislaturas en la mayoría de los doce países firmantes. De particular importancia será el resultado en Estados Unidos y Japón, primera y tercera economía del mundo respectivamente. De hecho, todo el mundo está expectante de lo que suceda en Estados Unidos.