2

La revolución de la inversión social

ZÚRICH – En 1972, durante la visita de Richard Nixon a Beijing, alguien preguntó a Zhou Enlai (primer Premier de la República Popular China) qué opinaba del impacto de la Revolución Francesa de 1789. Dicen que respondió: “Es demasiado pronto para saberlo”.

Es probable que Zhou haya entendido mal la pregunta (pensando que se refería a las revueltas del Mayo Francés de 1968). Pero su respuesta podría muy bien aplicarse a la revolución que acaba de sacudir el mundo de la filantropía, con consecuencias que pueden ser profundas, pero que llevará algún tiempo entender.

El equivalente filantrópico del Asalto a la Bastilla empezó en noviembre, cuando un grupo de casi 30 multimillonarios, entre ellos el fundador de Amazon, Jeff Bezos, el de Virgin, Richard Branson, y el de Alibaba, Jack Ma, anunció la formación de la Breakthrough Energy Coalition. La BEC prometió un “nuevo modelo” basado en alianzas público‑privadas para movilizar la inversión “en soluciones energéticas para el futuro realmente transformadoras”.

Al anuncio le siguió poco después un compromiso de Mark Zuckerberg y Priscilla Chan de donar el 99% de sus acciones de Facebook (que en la actualidad valen unos 45 000 millones de dólares) para mejorar las vidas de los recién nacidos de todo el mundo. Ellos también destacaron la importancia de “trabajar en forma conjunta con gobiernos, organizaciones sin fines de lucro y empresas”.