La tentación de comparar a Obama con Kennedy

NUEVA YORK – Este mes se cumplen cincuenta años del asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas, Texas. Para muchos estadounidenses, esta tragedia señala el momento de la pérdida de la inocencia nacional. Pero esta creencia, claro está, es absurda: la historia de Estados Unidos, como la de todos los países, está teñida en sangre.

Sin embargo, vista desde el presente, la presidencia de Kennedy aparece como una cumbre del prestigio estadounidense. Menos de cinco meses antes de su violenta muerte, Kennedy llevaba a una inmensa multitud de alemanes reunidos en el centro de Berlín, frontera de la Guerra Fría, a un entusiasmo casi histérico, con sus famosas palabras, Ich bin ein Berliner.

Para millones de personas, los Estados Unidos de Kennedy eran sinónimo de libertad y esperanza. Igual que el país al que representaba, Kennedy y su esposa, Jacqueline, se veían jóvenes, glamorosos, ricos y llenos de energía bienintencionada. Estados Unidos era un lugar al cual aspirar, un modelo, una fuerza del bien en un mundo lleno de maldad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/NrANi3y/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.