33

¿Por qué bombardear a civiles?

NUEVA YORK – La penúltima vez en que Israel riñó una guerra en Gaza, en 2009, Avigdor Lieberman, el ministro de Asuntos Exteriores en aquel momento, comparó el conflicto con la guerra de los Estados Unidos contra el Japón. No era necesaria una costosa invasión terrestre; se podía bombardear al enemigo desde el aire para someterlo.

La comparación, aparentemente escandalosa, no era del todo inadecuada y tampoco lo es hoy. Infligir el máximo daño desde el aire era y sigue siendo la estrategia de Israel para con la Gaza gobernada por Hamás. Aun cuando aceptemos que Israel tiene un motivo legítimo para acabar con los túneles utilizados para infiltrar comandos palestinos dentro de Israel, eso no explica por qué es necesario bombardear escuelas, centrales eléctricas, hospitales, mezquitas y zonas civiles densamente pobladas.

La explicación oficial es la de que los misiles palestinos están escondidos en las zonas civiles. Muy bien puede ser cierto, pero los dirigentes israelíes parecen creer también que destrozando Gaza y a su pueblo con bombas se puede destruir la moral de los palestinos. En algún momento, se hartarán y cederán... y tal vez se vuelvan contra sus gobernantes.

Eso es lo que se llamaba “bombardeo estratégico” o a veces “bombardeo aterrador”, método de guerra concebido para acabar con la fuerza de voluntad de un pueblo destruyendo sus “centros vitales”. Los principales partidarios de esa idea, formulada en el decenio de 1920, fueron el italiano Giulio Douhet, el americano William Mitchell y el inglés Hugh Trenchard.