0

Humpty Dumpty y los desequilibrios financieros globales

WASHINGTON, DC. Existe un viejo lema que dice “Si tienes sólo un solo martillo, todo parece un clavo”. Esto no puede ser más evidente que en las discusiones del déficit comercial de Estados Unidos y los desequilibrios financieros globales, dada la tendencia de los economistas a reducir la mayoría de los problemas económicos a cuestiones de ahorro. Desafortunadamente, esta concentración en los ahorros distorsiona la comprensión y nos desvía del verdadero desafío de crear mercados de consumo masivos en los países en desarrollo.

En el marco de las cuentas de ingresos nacionales, los déficits comerciales representan el exceso de consumo de un país con respecto a la producción. Desde la perspectiva de un contador, parece lógico rotular los déficits comerciales como ahorros negativos.

La mayoría de los economistas van un paso más allá y aseguran que el déficit norteamericano es causado por una escasez de ahorro. Pero, dado que el déficit comercial de un país es el excedente comercial de otro, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, propuso invertir la lógica convencional: en lugar de ser la consecuencia de una escasez de ahorros, el déficit comercial norteamericano es el resultado de un exceso de ahorros globales –especialmente en China.

Ambas historias son erróneas. ¿Cómo se traduce un exceso de ahorros en exportaciones, dado que los hogares no exportan? De la misma manera, si Estados Unidos está consumiendo demasiado, ¿por qué estuvo cerrando la capacidad industrial y por qué el mercado laboral es tan blando?