0

La humanidad en juego en Gaza

AMMÁN – Siempre es de lamentar el tiempo desaprovechado, pero en Oriente Medio desaprovecharlo es, además, peligroso. Ya ha pasado otro año en el que ha habido pocos avances en la empresa de tender puentes entre palestinos e israelíes. Los actuales ataques aéreos en Gaza y los constantes ataques con cohetes contra Askelon, Sderot y otras ciudades del Israel meridional demuestran de sobra lo terrible que está llegando a ser la situación.

El callejón sin salida en materia de seguridad existente entre Israel y los dirigentes palestinos en Gaza ha provocado también bloqueos por parte de Israel de la ayuda alimentaria que han dejado a los 1,5 millones de personas que viven en Gaza en condiciones de auténtica hambre. Una vez más, Israel está insistiendo en la primacía de la seguridad a ultranza en sus tratos con los palestinos de Gaza, pero con ello lo único que se consigue es bloquear las oportunidades no violentas de encontrar soluciones creativas para la disputa palestino-israelí.

Para complicar aún más la situación, los políticos israelíes siguen comprometidos con una mayor ampliación de los asentamientos de Israel en la Ribera Occidental. Arrinconados contra la pared de ese modo, muchos palestinos están empezando a no ver otra opción para satisfacer sus aspiraciones nacionales que las tácticas radicales. Como así se corre el riesgo de una violencia renovada, reviste importancia decisiva que los socios regionales de Israel y los agentes internacionales entiendan que los palestinos no se desviarán de su objetivo estratégico de lograr un Estado independiente. El pueblo palestino nunca abandonará su lucha nacional.

Tanto los israelíes como los palestinos deben entender que la mera aplicación de la fuerza nunca será suficiente para lograr sus fines a largo plazo. Lo que se necesita es una opción viable para que el partido opuesto la adopte a fin de que no se dé rienda suelta a la violencia. Aunque a veces la fuerza tiene utilidad, la única forma de lograr la paz  es mediante una solución integradora, de avenencia.