Los derechos humanos requieren instituciones más sólidas

PARÍS – Esta semana hace sesenta años que las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, la primera proclamación internacional de la dignidad y la igualdad de derechos inherentes a todas las personas. Aún hoy la Declaración Universal sigue siendo el punto de referencia más importante para el examen de los valores éticos por encima de las divisorias nacionales, ideológicas y culturales.

Sin embargo, la ilustrada concepción de la libertad individual, la protección social, la oportunidad económica y el deber para con la comunidad sigue sin cumplirse. Resulta trágico que vuelva a haber genocidios, esta vez en el Sudán. Un programa de seguridad intensificada desde los ataques a los Estados Unidos en septiembre de 2001 ha comprendido el intento de legitimar el recurso a la “entrega extraordinaria” (el traslado entre países de prisioneros y sospechosos sin el debido procedimiento judicial) y la tortura.

En el caso de las mujeres de todo el mundo, la violencia doméstica y la discriminación en el empleo son una realidad cotidiana. Las minorías padecen estigmas, discriminación y violencia en los países desarrollados y en desarrollo. Se deniega el derecho a la información a millones de personas mediante la censura y la intimidación a los medios de comunicación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/bq59YIQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.