robinson14_ Mahmoud HjajAnadolu Agency via Getty Images_covax Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency via Getty Images

Un enfoque de derechos humanos para los desafíos mundiales

DUBLÍN – Para millones de personas, la pandemia de la COVID-19 reestructuró el mundo. O, más exactamente, la pandemia expuso y agravó las profundas desigualdades de raza, género y clase que afectan a sociedades enteras, y puso de relieve la incapacidad de muchos sistemas políticos para responder en formas que protejan los derechos humanos y la dignidad. No podremos reconstruir al mundo después de esta crisis, ni tendremos oportunidades de solucionar amenazas existenciales más amplias como el cambio climático, hasta que logremos instaurar nuevamente un sentido de esperanza en la vida política y cívica.

Afortunadamente, ya contamos con un plan de acción, en la Declaración Universal de Derechos Humanos, para trazar el rumbo futuro. La Declaración —adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948— es tan relevante hoy como lo fue en medio de la devastación física y moral que causó la Segunda Guerra Mundial.

Su Artículo 1 declara una verdad pertinaz con claridad rotunda: «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos [...]». Para hacer realidad esta visión en la actualidad debemos incentivar a los líderes para que trasciendan las palabras cálidas y se comprometan con acciones significativas, factibles y mensurables. Deben, en especial, garantizar una distribución mundial equitativa de las vacunas contra la COVID-19 y proporcionar apoyo financiero adecuado a los países más vulnerables frente a la devastación del cambio climático.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/XFdp8xyes