nwaloziri1_EZEQUIEL BECERRAAFPGetty Images_sorting rubbish Ezequiel Becerra/AFP/Getty Images

La monetización de la basura

BEREA, KENTUCKY – De chico, mientras crecía en Lagos, Nigeria, a fines de los años 1990, recuerdo a unas mujeres que deambulaban por mi comunidad cantando en yoruba “onigo de o! Anra bata rubber ati ayo t’on jo”. La traducción es “Ha llegado el botellero. Compramos sandalias de caucho y cacerolas (de aluminio) con agujeros”. Algunas familias separaban sus desechos, porque podían dárselos a estas mujeres a cambio de efectivo.

Hoy hay muchos menos botelleros como estos, quizá porque las compañías embotelladoras ya no reciclan las botellas que juntan las mujeres. Pero, si estuviera coordinado y financiado correctamente, un esfuerzo de gran escala en esta línea para monetizar los desechos en Lagos en principio podría tener un enorme impacto en el problema de basura de la ciudad. Y lo que funcione en Lagos podría tener una lección para muchas otras ciudades –no sólo en el mundo en desarrollo.

En Lagos, se necesita tomar medidas con urgencia. La ciudad tiene una población de unos 22 millones de habitantes y, como ha resaltado el Banco Mundial, está altamente contaminada. Especialmente en las zonas más pobres, los residentes que no pueden pagar por la recolección de residuos salen en la mitad de la noche a arrojar su basura en las calles o en el agua. Como resultado de ello, los barrios marginales de la ciudad están cubiertos de papel, residuos domésticos y plásticos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/5QBeNBYes