Para cumplir un propósito de Año Nuevo

MELBOURNE -- ¿Ha concebido el lector un propósito de Año Nuevo? Tal vez se haya propuesto ponerse en forma física, perder peso, ahorrar más dinero o beber menos alcohol o puede haberse tratado de un propósito más altruista: ayudar a los necesitados o reducir su huella de carbono. Pero, ¿lo cumple?

El año 2010 acaba de comenzar, pero los estudios hechos demuestran que menos de la mitad de los que conciben propósitos de Año Nuevo consiguen cumplirlos ni siquiera durante un mes. ¿Qué nos revela eso sobre la naturaleza humana y sobre nuestra capacidad para vivir prudente o éticamente?

Parte del problema radica, naturalmente, en que concebimos propósitos de hacer cosas que, de lo contrario, no es probable que hagamos. Sólo un anoréxico concebiría el propósito de tomar un helado al menos una vez a la semana y sólo un adicto al trabajo el de pasar más tiempo delante de la televisión. De modo que aprovechamos la ocasión del Año Nuevo para intentar cambiar el comportamiento que puede ser más difícil de cambiar, por lo que el fracaso resulta una clara posibilidad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WKxWj4U/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.